lunes, 22 de abril de 2019

La importancia de una buena actitud postural

Para un buen funcionamiento del aparato locomotor, es necesario que los músculos y las articulaciones se conserven en un estado saludable de flexibilidad y movilidad.

Es obvio que una herramienta bien diseñada, desempeñará mejor su cometido. Por tanto, de la misma manera, nuestro cuerpo funcionará mejor si su forma y postura son las adecuadas, respetando siempre la fisiología y la estructura individual de cada persona.

De esta manera, podríamos decir que una postura es correcta cuando cumple eficazmente su cometido, permitiendo al individuo la funcionalidad con el mínimo esfuerzo.


La postura de cada individuo está condicionada por distintos factores: hereditarios, sociales, psicológicos, etc., así como la actividad que se realiza y los hábitos que se van adquiriendo.

Cualquier postura mantenida prolongadamente produce cierta carga sobre los músculos y las articulaciones; si a esto se une el mantenimiento de una postura incorrecta, la sobrecarga articular y la excesiva tensión muscular son todavía mayores, creando a corto o largo plazo dolores y otros síntomas que impiden el buen funcionamiento corporal y alteran la calidad de vida.

En realidad, el cuerpo nos habla, advirtiéndonos de su estado: cansancio, tensión, rigidez... Cuando no sabemos o no queremos escucharlo, nos grita ya en forma de síntomas más alarmantes: dolor, calambres, hormigueos... Es entonces cuando empezamos a dedicarle la atención que se merece.

Por ello, la conciencia corporal y dentro de ella el control de la propia postura, son fundamentales en la prevención de enfermedades del aparato locomotor y en el mantenimiento de la salud y el bienestar general de la persona.

Desde nuestra competencia como fisioterapeutas y osteópatas, trabajamos cada día en nuestra consulta con nuestros pacientes, para que sea posible este buen control postural que les facilitará su vivir de cada día..


lunes, 1 de abril de 2019

Deformidades vertebrales más comunes en el plano sagital

Las deformidades vertebrales en el plano sagital son dos principalmente:

  1. Aumento de las curvas fisiológicas de la columna vertebral: HIPERCIFOSIS y la HIPERLORDOSIS.
  2. Disminución de las curvas fisiológicas de la columna vertebral: RECTIFICACIÓN o INVERSIÓN DE LAS CURVAS (Dorsos planos por ejemplo).
Cuando observamos la columna vertebral de un paciente desde atrás, no deben verse curvas en la columna, y los dos lados del cuerpo deben ser simétricos.



Mirando la columna de perfil (plano sagital) podemos distinguir tres curvaturas. De arriba abajo estas curvaturas fisiológicas son:
  • La lordosis cervical, formada por 7 vértebras que forman una curva con la concavidad hacia atrás.
  • La cifosis dorsal, formada por 12 vértebras que forman una curva con la concavidad hacia delante, y en las que se articulan las costillas formando la caja torácica.
  • La lordosis lumbar, formada por 5 vértebras que forman de nuevo una lordosis, como en la zona cervical, con la concavidad de la curva hacia atrás.
  • La posición de la pelvis, juega un papel muy importante en la forma de la columna en el plano sagital, tanto cuando estamos de pie, como cuando estamos sentados.


Por tanto, para una correcta y funcional postura, cada individuo debería mantenerse en la que llamamos posición ortostática.

La posición ortostática es aquella, en la que sobre un plano sagital, podemos dibujar una línea vertical (perpendicular al suelo) y que pase por los siguientes puntos:

  • Ligeramente posterior al ápex de la sutura coronal.
  • A través del lóbulo de la oreja.
  • A través de la apófisis adantoide del axis.
  • A través de los cuerpos vertebrales cervicales.
  • A través de la articulación del hombro.
  • A través de aproximadamente la mitad del tronco.
  • A través de los cuerpos vertebrales lumbares.
  • Ligeramente posterior al centro de la articulación de la cadera.
  • A través del trocánter mayor del fémur.
  • Ligeramente anterior al centro de la articulación de la rodilla.
  • Ligeramente por delante del maleolo externo del tobillo.
  • A través de la articulación calcáneo-cuboidea.
Esta línea vertical, es la que podemos observar pintada de rojo en el dibujo anterior.

Una correcta posición ortostática permite:

  1. Una buena posición visceral, puesto que hace posible un correcto intercambio de presión entre el volumen torácico y el volumen abdominal, permitiendo así el buen funcionamiento del sistema visceral.
  2. Un buen control músculo-esquelético, que hace posible un buen equilibrio entre la cadena muscular anterior y posterior, permitiendo de esta manera el buen estado del sistema fascial. Este sistema, se adapta a la forma de nuestro cuerpo, envolviendo todas y cada una de las estructuras del mismo.
Mantener una posición ortostática correcta, permite por tanto, una correcta funcionalidad postural estática y dinámica en el individuo.

Vemos por tanto que la columna vertebral, vista de perfil, debe tener unas curvaturas con una relación armónica entre ellas.

El paso de una curva a la siguiete ha de ser gradual, sin angulaciones. Y debe existir un equilibrio correcto, como cuando apilamos unos cubos encima de otros.

Si uno de los cubos se adelanta o atrasa demasiado, el equilibrio de todo el conjunto se verá afectado, como se obseva en la siguiente imagen.



Una alineación incorrecta, ya sea por exceso o por defecto de curvas o angulaciones provocarán deformidades (hipercifosis, rectificaciones vertebrales...), sobrecarga muscular y articular, y a la larga posibles patologías: dolor, punzamientos posturales, hernias...


La columna vertebral alberga y protege a la médula espinal (conjunto de nervios que envían órdenes y reciben información, moviendo el cerebro con el resto del cuerpo). Entre cada dos vértebras salen los nervios que llegarán a todas las partes del cuerpo. Por ejemplo de las vértebras cervicales salen los nervios que llegan a los brazos y que llegan a las piernas y a los pies. Por eso es frecuente que la causa de ciertas dolencias en miembros superiores o en miembros inferiores proceda de alguna alteración en la columna.

Marta Bosque Herrera
Especialista en reeducación postural método Schroth RPG
Fisioterapeuta NºCol 1313

viernes, 22 de marzo de 2019

OSTEOPATÍA APLICADA A PACIENTES CON CARDIOPATÍAS CONGÉNITAS

La Osteopatía es un método que nace en EE.UU. como una nueva forma de medicina basada en principios naturales, es capaz de ayudar al cuerpo a recuperar su equilibrio para, de este modo, poder usar sus propios mecanismos para combatir las enfermedades. 

Aunque la Osteopatía no es la solución a todos los problemas de salud, siempre es un complemento de ayuda a la misma. Como veremos, la colaboración del Osteópata con otros profesionales de la salud no solo es necesaria, sino deseable. Así, el osteópata puede ayudar después de una intervención para, mediante técnicas manuales, conseguir una mayor movilidad del corazón y de la caja torácica. 

Además, el Osteópata, a través de sus manos, puede comunicar mensajes tranquilizadores de cuidado y de consuelo que ayuden al paciente a relajarse. 

LA OSTEOPATÍA Y LA CARDIOPATÍA CONGÉNITA

La Osteopatía aplicada a pacientes con cardiopatías congénitas
La Osteopatía es una terapia manual y una forma de evaluar y tratar al cuerpo de una manera global. El objetivo fundamental de un Osteópata es el de favorecer al máximo la capacidad que tiene el organismo para recuperarse ante cualquier disfunción (enfermedad, traumatismo, cirugía, etc.), entendiendo por disfunción cualquier pérdida de movilidad en cualquier parte del cuerpo humano (músculo, articulación, cápsula articular, órgano, vaso, sutura craneal, fascia, etc.). Por tanto, la osteopatía pretende recuperar la movilidad, esto es, el comportamiento natural de todas las estructuras, restaurando el equilibrio y empleando para ello técnicas fundamentalmente manuales. 

La Osteopatía nació en EEUU alrededor de 1869 y se basa en los siguientes principios: 

  • La estructura gobierna la función: el ser humano es considerado como un todo único e indivisible donde la estructura de cualquier elemento depende de su función y viceversa (por ejemplo la musculatura cardíaca y su función contráctil se relacionan de forma determinante).


  • La unidad del cuerpo: el cuerpo humano tiene la facultad de encontrar o reencontrar su equilibrio (físico, bioquímico, mental, etc.) de forma global; a eso le llamamos homeostasis.


  • La autocuración: el principio de las defensas naturales se ve confirmado día a día, por la investigación de inmunología, de bioquímica, de fisiología y confirma que el cuerpo dispone de gran cantidad de medios necesarios para eliminar la mayor parte de las enfermedades, siempre y cuando esos medios funcionen de forma correcta. La Osteopatía fomenta estos mecanismos de autocuración.


  • La ley de la arteria: cuando la circulación de la sangre se efectúa normalmente, la enfermedad no se puede llevar a cabo. Es necesario liberar cualquier restricción de movilidad en un segmento que dificulte el trasporte de sangre necesario para asegurar una inmunidad natural.



Metodología

El tratamiento osteopático comienza por una entrevista con el paciente o con los familiares (en caso de bebés o niños pequeños) en la que conocemos cual es su problema. Tras una inspección visual se realizan distintos test de movilidad activos, así como la palpación necesaria para evaluar el comportamiento del aparato locomotor, visceral (escuchas), tejido membranoso, cráneo, etc. para así ir estableciendo las indicaciones y contraindicaciones del tratamiento. 

Antes de aplicar las diferentes técnicas del tratamiento, el Osteópata establece una cadena lesional que enlace los diferentes síntomas entre sí, de manera que la prioridad a la hora de la corrección sean las hipomovilidades o restricciones de movilidad primarias, que provocaron el resto de lesiones adaptativas de compensación mecánicas o hipermovilidades (por ejemplo: comprobar manualmente que una cicatriz postquirúrgica está ocasionando una asimetría en la caja torácica y como consecuencia una escoliosis dorsal). 
La Osteopatía aplicada a pacientes con cardiopatías congénitas

De esta forma y basándonos en los anteriores principios, cuando un Osteópata explora a un paciente, lo hace de forma global, analizando cada uno de los sistemas, tanto a nivel osteo-muscular, como visceral o craneal, valorando adherencias y restricciones de cualquier tejido y relacionando así todos los síntomas que tiene el paciente. El propósito final es encontrar la posible causa de dichas restricciones, tratarla y dejar que el cuerpo, bajo sus principios de autorregulación, recupere la máxima normalidad posible. 

Así es como el Osteópata concibe al organismo en su totalidad, no sólo de una manera exclusivamente física, sino también química y emocional, intentando así abarcar los diferentes aspectos de una lesión y ayudando al cuerpo a reencontrar su equilibrio. 


El papel del Osteópata en personas (bebés, niños, adolescentes y adultos) que tienen una cardiopatía congénita:

La Osteopatía aplicada a pacientes con cardiopatías congénitas
El tratamiento intentará restituir la movilidad de la zona intervenida, en todas sus dimensiones para que todos los tejidos que han sido “alterados” en su función normal (vísceras, membranas serosas, fascias, ligamentos, músculos, tendones, caja torácica, columna, etc.) no impidan el desarrollo necesario de las estructuras de alrededor. 

Es necesario que ese bebé o niño desarrolle su crecimiento con la mayor normalidad posible y sin secuelas. Para ello debe eliminar al máximo todas las tensiones procedentes de cicatrices, adherencias y pérdidas de movilidad en la zona del corazón, pulmón y grandes vasos para que esto no conlleve de forma secundaria un crecimiento asimétrico que desemboque en cifosis, escoliosis o dolores de espalda, entre otros. 

Cualquier disfunción que esté presente en los primeros días o meses de vida, y que además sea susceptible de una intervención, debe de ser tratada osteopáticamente y así se reducirían muy notablemente un gran número de secuelas. 

La Osteopatía aplicada a pacientes con cardiopatías congénitas
Las inmovilizaciones prolongadas debidas a hospitalizaciones, en el caso de los bebés, afectan también a las zonas de apoyo. Una de ellas es el cráneo. El cráneo, en pleno crecimiento, posee núcleos de osificación activos y movilidad en sus suturas y membranas (duramadre) en las que, en cualquier caso, sería deseable conservar la mayor simetría y movilidad posible (el occipucio, parte trasera e inferior del cráneo, suele estar aplanado y asimétrico por inmovilizaciones prolongadas). 

De la asimetría craneal también se deducen en gran número de ocasiones otras adaptaciones cervicales y viscerales. Como ejemplo, apuntar una de ellas; hay un nervio (vago) que sale del cráneo a nivel de la base del occipucio y del que depende el buen funcionamiento de casi todas las vísceras tronco-abdominales. Éste nervio vago, puede estar “comprimido” en la base craneal y justificar por ello problemas digestivos, algunos cólicos del lactante, estreñimientos, irritabilidad, etc. 

Otra de las zonas muy importantes a tener en cuenta es el diafragma, ya que es el músculo sobre el que se sujeta firmemente el corazón con fuertes ligamentos. La simetría y amplitud en la movilidad de éste músculo es fundamental para un correcto desarrollo de la caja torácica, columna, sistema respiratorio, etc. A nivel del sistema respiratorio se pueden evitar numerosas patologías derivadas de un restrictivo funcionamiento del diafragma (catarros, cansancio, bajo rendimiento físico e intelectual, falta de concentración…). 

Habría que tener también en cuenta el hecho de que las grandes hospitalizaciones, inmovilizaciones prolongadas, y cómo vive, en general, el individuo todos estos procesos (sobre todo un bebé, aunque también el niño y el adulto), repercuten a nivel psíquico y fisiológico en el sistema nervioso autónomo, lo que se traduce en un estado de irritación-decaimiento permanente. El Osteópata puede trabajar sobre el centro de acción de éste a nivel central (hipotálamo, hipófisis) a través de la Osteopatía craneal y periféricamente trabajando sobre el sistema fascial del cuerpo (envolturas estructurales que recubren músculos u otros órganos del cuerpo). 

La Osteopatía aplicada a pacientes con cardiopatías congénitas
El contacto del Osteópata con todo el sistema fascial del cuerpo es una conexión directa sobre toda una “malla” del tejido que conecta unas zonas con otras (que incluso envuelven a las vísceras). Esta “malla” hace que todas las vísceras, vasos, nervios y demás estructuras estén íntimamente relacionadas, y que a su vez posean una relación directa con el sistema nervioso central. Es decir, es posible “desenroscar” las restricciones de movilidad, incluso a nivel muy profundo y a la vez permitir una reequilibración en el centro de mando vegetativo a nivel craneal, favoreciendo un equilibrio simpático-parasimpático (lo que desemboca en una normalización físico-psico-neuro-inmunológica). 

Por esto es bastante necesario el instaurar lo antes posible, tras una patología o cirugía cardiaca, la movilidad de todos los tejidos implicados directa e indirectamente en dicha disfunción, para aliviar y mejorar el esfuerzo del corazón en cada latido, aliviar el dolor y la limitación de la movilidad, y prevenir las posibles secuelas en la postura. 

Un Osteópata debe tener un nivel de conocimientos suficientes para conocer el origen, desarrollo y transcurso (incluidas las técnicas quirúrgicas que se puedan emplear) de cualquier patología relacionada, en este caso con las cardiopatías congénitas. 

El tacto, necesario para el tratamiento osteopático, es suave y nunca se realizan técnicas bruscas ni “irritativas” para el sujeto, siendo aún más suave en los bebés. 

La reacciones suelen ser importantes y encaminadas al equilibrio de todos estos tejidos; los cambios son notables desde el primer día, aunque se busca un trabajo de autoajuste automático del cuerpo en días posteriores a las sesiones, a medio plazo. 

Es posible combinar la Osteopatía con otras terapias manuales (RPG, terapia miofascial, movilizaciones neuromeníngeas), según los Osteópatas, que poseen la formación especializada para ello, lo consideren oportuno, valorando así cada caso particularmente, según la edad y el tiempo que lleven las compensaciones ya instauradas, siempre desde una formación amplia y rigurosa. 


Conclusiones

  • La osteopatía es un método diagnóstico y de tratamiento manual.


  • Se basa en la búsqueda de restricciones en la movilidad normal de los tejidos.


  • La meta del tratamiento es restaurar la movilidad y la función.


  • El tratamiento no va dirigido a zonas concretas sino al cuerpo completo, atendiendo a las relaciones de las diferentes partes entre sí.


  • Por su concepto holístico (concepción global del cuerpo) y los resultados obtenidos en muy pocas sesiones, la Osteopatía supone uno de los tratamientos más eficaces con una creciente difusión entre los profesionales sanitarios, así como en la población.


Autores:
Trinidad Martínez Florindo 


Eva Rodríguez Carrascosa 

Ignacio Rodríguez Morales 

Antonia López Hervás



viernes, 1 de marzo de 2019

Osteopatía en niños/as

Osteopatía en bebés


           A continuación les hablaremos acerca de todo lo relacionado con la osteopatía en bebés, solamente con estos pequeños, ya que más adelante le dedicaremos una entrada a la osteopatía en niños/as.

        La osteopatía, que data del siglo XIX, es una terapia holística que pretende devolver la movilidad a cualquier tejido que presente una disfunción y que ésta repercuta en el buen funcionamiento del sistema músculo-esquelético, visceral, articular, vascular, nervioso y/o membranoso.  

            Es por esto y por la gran variedad de técnicas que se pueden utilizar, una gran parte de ellas de una suavidad extrema, que se puede aplicar en embarazadas, bebés y adultos de avanzada edad.




¿Qué hace un Osteópata la primera vez que ve a un bebé en nuestra consulta?


  En un ambiente agradable, con buena temperatura y permitiendo la lactancia materna o artificial en cualquier momento de la sesión si se estima oportuno se realiza la entrevista con los padres o tutores que acompañen al niño/a o bebé sobre aspectos determinantes como son:

    
Cómo fue el embarazo:

-         -  En qué posición uterina pasó la mayor parte de éste

-         -  Si se movía o no durante la gestación

-   - Qué parámetros y resultados obtuvo durante la gestación en las visitas-ecografías realizadas durante éste (aproximadamente)

-          - Sensaciones en el embarazo de la madre


      Relativos al parto:

-        - Cómo fue el trabajo del parto

-        - De cuántas semanas fue el parto

-Si hubo inducción o cesárea, uso o no de epidural

-          - Si hubo instrumentalización (fórceps, ventosa, etc.) o no

-         -  El tiempo de trabajo aproximado de la dilatación y del expulsivo

-         -  Otros aspectos (test de Apgar, si hubo meconio o no, etc.)

-         -  Sensaciones de la madre durante el parto

Cómo se encuentra el bebé:

-          - Actitud general (tranquilo, inquieto, tipo y frecuencia del llanto)

-          - Cómo descansa (tiempo de sueño, si es agitado o no, etc.)

-          - Cómo es la lactancia (cómo succiona, posición al mamar, frecuencia de tomas, etc.)

-         -  Cómo son las “cacas” y el pipi

-          - Cuál es su postura predominante (de la cabeza y resto del cuerpo)

-       - A medida que son bebés de más edad, como va el desarrollo neuromotor, según en qué fase se encuentre (volteos, posturas de sentido, glúteo), cómo los realiza, asimetrías,etc

A los Osteópatas nos interesa mucho tanto el aspecto emocional (inestabilidad, llanto) como el visceral (estreñimiento o no, etc.) y observaremos sobremanera en la exploración la asimetría postural y la movilidad de los tejidos al palparlos.

      Una vez realizada la anamnesis (entrevista) y recopilada toda la información de interés (si existe alguna prueba médica nos interesa su contenido) pasaremos a la exploración.

      Según la edad del bebé realizaremos la inspección ocular en la camilla (a los más mayorcitos los observaremos al ponerse de pie, caminar e incluso cómo saltan o corren.

 Después exploraremos manualmente la capacidad de moverse de los tejidos desde el plano más superficial (fascias superficiales) hasta planos más profundos.

      Zonas de especial interés son:

Pies (articulaciones retro-pie y ante-pie)


-Tibias (si existe tibia vara o son asimétricas)

-   - Caderas (realizaremos maniobras exploratorias para cerciorarnos si existe o no sospecha de una posible displasia de cadera).

-   - Observaremos con gran detenimiento si existe asimetría en miembros inferiores, pliegues inguinales y glúteos, caderas, posición femoral ...
         - Tronco y miembros superiores

-      -   Posición cuello y cabeza ( existe una especial observación a la musculatura del cuello por existencia o no de posible tortícolis   y/o tendencia a colocar o imponer una posición mantenida de apoyo sobre  una parte de la cabeza o  con giro mantenido cuello lo que conllevaría consecuencias como plagiocefalias u otras disfunciones craneales )

-        - Palparemos con especial interés la zona abdominal para ver si existe poca movilidad o retracciones que justifiquen problemas viscerales tales como el estreñimiento o cólicos.

También comprobaremos que el movimiento a nivel craneal sea correcto,  sobre todo simétrico.

 La tensión o hipomovilidad a nivel membranoso (duramadre) justifica, en un porcentaje muy alto en la clínica, y en  un gran número de casos, la tendencia a la hiperexcitabilidad del niño y la disfunción a nivel digestiva.

Cólicos del lactante y estreñimientos en bebés pueden estar justificados por una compresión, a nivel del agujero rasgado posterior, del X par craneal (encargado, entre otras cosas de que funcionen correctamente y de forma equilibrada las vísceras) e incluso a veces, esta compresión favorece la imposibilidad de realizar periodos de sueño más largos tan necesarios para un correcto desarrollo del bebé.

Realizaremos al mismo tiempo las maniobras para corregir dichas disfunciones y la re-evaluación de éstas para comprobar que existe una mayor movilidad y simetría.

Es posible en muchos casos “instruir” a los padres en la realización de alguna técnica sencilla para reforzar el tratamiento realizado en consulta, siempre que sea fácil de realizar y no conlleve ningún riesgo para el bebé.

Todas son técnicas suaves, indoloras y sin efectos secundarios negativos, por lo que no existe ningún peligro para el bebé (ver siguiente apartado: ¿somos de fiar los Osteópatas?).

En nuestra consulta es posible realizar parte del tratamiento durante la toma en caso de lactancia materna y en algún caso durante la toma de biberón (incluso a veces nos revela como realiza la succión el bebé, si es correcta o no, si el bebé hipersolicita de forma importante a nivel fascial en algún otra zona del cuello, mandíbula, etc.).

Según el caso se citará al bebé en unas semanas y se re-evalúa de nuevo, tanto los signos vegetativos (disminución de cólicos, sueño,  número deposiciones por día etc.) como del aparato locomotor (asimetrías craneales, de extremidades, caderas, pies, etc.).

Tras esta segunda visita se plantea el plan de tratamiento apoyado o no en el domicilio por los padres o tutores.


Preguntas frecuentes

 


¿Es de fiar un Osteópata?



La realidad actualmente es la siguiente: los Osteópatas que más formación académica tenemos  sobre Osteopatía Infantil somos los titulados universitarios en Fisioterapia (4 años universidad) que hemos cursado post-grado en Especialización Manual Osteopática (6 años, 5 actualmente) en la Escuela española que más reconocimiento tiene a nivel europeo, la Escuela de Osteopatía de Madrid.

Cada vez existen más publicaciones y artículos que demuestran la eficacia o validez de técnicas o test Osteopáticos con el método científico.

            Es necesario estar bien informado para opinar al respecto. Es necesario que el terapeuta Osteópata esté bien formado y que demuestre la seriedad y validez de sus conocimientos con resultados en la práctica clínica.

            Los Fisioterapeutas y Osteópatas que llevamos más años de experiencia en Osteopatía infantil tenemos una amplia base de datos que demuestran la eficacia del tratamiento.

            No es la panacea, ninguna terapia lo es. Pero en esta consulta opinamos tras 21 años de experiencia que, es recomendable en cualquier caso que sea posible comenzar siempre con el uso de terapias menos cruentas hasta que , en caso de no haber resultados en un plazo corto de tiempo se utilicen las más cruentas o con más efectos secundarios (incluida la medicación).




¿Existen efectos secundarios graves?


            Cuando las técnicas Osteopáticas son ejecutadas de manera correcta, siempre por un Osteópata bien formado, NO EXISTE ningún efecto secundario indeseable ni grave.

¿Qué puede pasar después de una sesión Osteopática?


            La Osteopatía ayuda al cuerpo a reequilibrarse. Es por esto que en un gran número de ocasiones se estimule los mecanismos de autorregulación, por lo que puede haber un efecto pasajero de parasimpaticotonía o relajación profunda.

           

La mayoría de los  niños, tras la sesión osteopática están más relajados o incluso somnolientos, hacen más caca (los estreñidos)… Sin embargo, en otras ocasiones no se observa este hecho y el bebé está completamente normal en cuanto a reacciones vegetativas de este tipo.

¿Cuánto dura una sesión? ¿Cuántas sesiones se necesitan?

         La sesión en nuestra consulta dura aproximadamente una hora. El número de sesiones se determina en función de la evolución del niño en las primeras sesiones, de los síntomas por los que consulta (una plagiocefalia hay que vigilarla durante los dos primeros años, sin embargo hay cólicos y estreñimientos que se resuelven en 2 o 3 sesiones). 

  El tiempo entre sesiones también dependerá de la gravedad del síntoma y de la colaboración de los padres o tutores.
            
  Al ser una revisión tan completa de todos los tejidos, se recomienda visitar el Osteópata una vez justo después del nacimiento (con pocas semanas) y en caso de observar y tratar asimetrías estructurales en los picos de crecimiento.

           
  Si existen actitudes escolióticas o escoliosis estructuradas de importancia habrá que llevar un seguimiento apoyado en técnicas fisioterapeutas de reeducación (RPG, Schrotch,etc).



viernes, 15 de febrero de 2019

El rincón del Paciente

Un antes y un después

Un antes: cuando llego a casa casi doblada sin conseguir una postura que alivie el dolor, las constantes visitas al fisio, continuos tratamientos e infiltraciones. El neurocirujano no aconseja la operación y concluye que debo aprender a convivir con el dolor. ¡¡Qué desengaño!!

Un después: Marta Bosque y el grupo de Reeducación Postural Global(RPG), donde nos enseña a escuchar y sentir nuestro cuerpo para paliar en la medida de lo posible nuestras dolencias, ayudándonos a mantener un equilibrio para mejorar nuestro día a día. ¡¡Una ventana a la esperanza!!     


                                                      Escrito por Teresa(paciente de Marta Bosque en grupo RPG)






Si estas interesado en los grupos de Reeducación Postural Global, los horarios son:

Miércoles 16.15 h
Jueves 19.30 h