martes, 26 de noviembre de 2019

El rincón del paciente



                             EFECTOS DEL SILENCIO EN MI VIDA   

       EL SEÑOR a través del Silencio ha ido trabajando en mi interior como un orfebre artesano que trabaja la filigrana, con esa delicadeza y esa exquisitez que sólo ELsabe tener y que yo necesito.        
      Me ha ido puliendo poco a poco, transformándome en la Persona que soy hoy: una mujer que intenta vivirse en una fidelidad y una autenticidad a lo mejor de mi misma, el SER.
     EL SEÑOR, a través del Silencio me ha invitado a.....
           /Ser más dócil, más flexible, más realista, más tolerante.
           /A poder perdonarme a mí misma, para desde ahí poder perdonar a los demás.
           /Me ha regalado a tener una Mirada Limpia, algo no fácil, en los voluntariados en los que trabajo: Prisión, prostitución y Acompañamiento en una Relación de Ayuda PRH.
           /Me enseña e intento llevar a cabo una comprensión, para poder llegar a una compasión.
           /Me resulta más fácil no enjuiciar y poderme poner en el lugar del otro.
           /Me invita a Rendirme en el sentido de poner de mi parte todo lo que pueda, y después....Abandonarme en sus manos y Confiar en ÉL.
           /Me ha hecho entrar en un sosiego, tranquilidad, serenidad, en definitiva, en un DESCANSO INTERIOR, revestida de una maravillosa sensación de PAZ.
           /Me invita a estar ATENTA, no ALERTA, intentando vivir en el: aquí y ahora; poniendo una ATENCIÓN AMOROSA a todo aquello que vivo y hago.
           /Se ha derrumbado, el querer quedar por encima del otro...el querer llevar la razón...porque sólo me conduce a una pérdida de tiempo y de energía y a una insatisfacción interior.
           /Me aflora casi siempre una gran creatividad.
           /Ya no tengo esa necesidad imperiosa de :"querer controlarlo" todo...y como arte de magia...las piedras se van allanando en el camino....
           /En definitiva, me ha hecho pasar, casi sin apenas darme cuenta, a través de los años de contemplación...de una esclavitud a una LIBERTAD INTERIOR en la que voy procurando VIVIR.


                                                                                                             TERESA SOSA